Nosotros

Somos un equipo de profesionales con vastos años de experiencia en las áreas de Psicología aplicada, Coaching, Manejo natural del Caballo y Training organizacional.

Consideramos a los caballos como grandes maestros, compañeros de trabajo y líderes naturales. Todos los caballos que nos acompañan viven en libertad, lo que les permite mantener su propia identidad y rol dentro de la manada, y nos permiten “ingresar” en ella.

equinoterapia 237

Lic. Marcela Aldazábal
Fundadora y directora de Aprendiendo con Caballos 

• Licenciada en Psicología con especialización en Psicología Clínica.
• Especialista certificada en Coaching asistido con Caballos, Equinoterapia y Rehabilitación ecuestre.
• Instructora de Equitación, Adiestramiento y Salto.
• Amazona especialista en doma y manejo natural del caballo.
• 2da jefa del Servicio de Equinoterapia-Rehabilitación Ecuestre del Hospital Militar Central “Dr. Cosme Argerich” de la Ciudad de Buenos Aires.
• Docente y directora de tesis en temas de Equinoterapia para alumnos de UBA, UCA y USAL, entre otras.
• Disertante en conferencias y jornadas nacionales e internacionales sobre temas de liderazgo y motivación, trabajo en equipo, equinoterapia e intervenciones asistidas con caballos.

Un poco de mi historia…

El poder transformador de los caballos en mi vida

Soy  apasionada de los caballos, caminando junto a ellos y aprendiendo en un camino donde el horizonte y mi mirada se amplían siempre un poco más…

Provengo de una familia vinculada al mundo ecuestre, por lo que mi vida ha estado ligada  a los caballos desde que tengo uso de razón: de las competencias de saltos en mi niñez y juventud; a impartir clases de equitación luego y, más tarde, especializarme en equinoterapia y coaching con caballos. Definitivamente, mi vida hubiese sido muy diferente de no ser por ellos.

1052755_10201278596584019_1631180985_o
marce_hip

965576_10201194787568846_489918017_o
Descubriendo mi camino

A  lo largo de los años, fui tomando conciencia de que los caballos obraban una especie de “magia” en mi vida, un misterio que trascendía las palabras…  y que eran una fuente constante de descubrimientos. Esto fue paulatino, se inició en el ámbito deportivo, que duró más de 20 años. Luego comenzaron a interesarme los temas relativos al crecimiento personal y el bienestar. Así fue que al recibirme de psicóloga, fui desarrollando el sueño de unir dos modos de “ver” y “construir” la realidad y el mundo, como años atrás lo había hecho con mi caballo, en un “efecto centauro”: ser uno aun siendo dos.

10271305_10203761026683220_7287021326584572299_o
curso1
img_189

Por querer recorrer mi camino cerca y junto a los caballos me fui acercando a las no tan conocidas terapias asistidas con animales, comenzando por la rehabilitación ecuestre. Paralelamente daba clases de equitación a niños  adultos, acompañada de una gran maestra de cuatro patas, la Negrita, una yegua mestiza, tipo criolla, pero con gran actitud y estilo, y una enorme sensibilidad y feedback con los pequeños.

Hacia el año 2000 presenté el Proyecto de Equinoterapia-Rehabilitación Ecuestre en el Hospital Militar Central de la Ciudad de Buenos Aires, que luego de varios años devino en Servicio en Salud. De esta experiencia reafirmo el poder transformador y terapéutico de estar con caballos.

 Nuevos horizontes

Al mirar atrás me doy cuenta de que gracias a las vivencias con mis caballos pude animarme a experimentar. Ellos siempre me llevan a inicios, reinicios, a desandar el camino y tomar por otra zona no explorada…

De vuelta al punto de partida, decido embarcarme en un nuevo viaje, lanzarme a la aventura de aprender, de descubrir siempre algo nuevo, o no visto hasta entonces. De allí surge este nuevo proyecto, que ya tiene más de 1 año, que pone el énfasis en el aprendizaje con caballos en pos del crecimiento personal, dirigido a toda persona.

jornada coachin con caballlos 147
jornada coachin con caballlos 153
jornada coachin con caballlos 229-SMILE
jornada coachin con caballlos 335

Por experiencia propia, estoy convencida de que el cambio empieza en uno mismo, pero junto a los caballos resulta mucho mejor: grandes maestros sin palabras, nos ayudan a descubrir quiénes somos capaces de ser y a dónde podemos atrevernos a llegar y a soñar.

Una vez, un gran maestro me dijo que lo mejor que podía hacer era poner mi corazón en las cosas que hiciera, y esa es una de las mayores enseñanzas de estar y convivir con caballos.

Los invito a compartir este nuevo viaje conmigo… ¡Bienvenidos!